Ejercicios de activación muscular y energética

Son ejercicios posturales de estabilización y fortalecimiento músculo-articular que tienen como objetivo mejorar la conexión entre la parte inferior y superior del cuerpo, reforzando las cadenas musculares involucradas en el mantenimiento de la postura y la transferencia de fuerza.

Este fortalecimiento de la estructura corporal, se realiza tanto en las capas superficiales como profundas. Los músculos del plano profundo están destinados a asegurar la estabilidad del tronco y los músculos de la capa superficial para la realización de los movimientos.

Inicialmente, el trabajo pasa por la activación del control profundo de la musculatura (estabilización), actuando principalmente sobre los músculos abdominales profundos (psoas, ilíaco, cuadrado lumbar, transversos y oblicuos del abdomen) y la cadena muscular dorsal.

Después se lleva ese control a su integración, con las diferentes zonas sobre las que se desea actuar, y a la transferencia hacia movimientos específicos.

Así, este entrenamiento fundamental, priorizará la salud y la postura, ayudándonos a construir nuestra estructura de manera equilibrada, corrigiendo los desequilibrios y facilitando su empleo en casi todo lo que hacemos.

Estos ejercicios no son de ningún modo exclusivos de la metodología, digamos occidental, del trabajo de refuerzo y mantenimiento de las cadenas musculares o de la postura.

En las distintas tradiciones orientales, existen muchas formas de ejercicios basados en estos mismos principios de refuerzo corporal. Evidentemente a pesar de las similitudes existentes en su forma externa de ejecución, la orientación que se da en estas tradiciones va estar mucha más influenciada por un acercamiento tanto corporal como energético.

Y es así que en su lenguaje, no se habla de cadenas musculares, músculos posturales, etc., sino que la visión energética del cuerpo humano va a estar totalmente presente en su enfoque al presentar este tipo de ejercicios.

Enfoque que mantiene una estrecha relación entre músculo y energía, partiendo de una premisa en la que se busca, el aumento de la fuerza muscular por el trabajo energético, y el aumento de la energía por el trabajo muscular.

En nuestra práctica, intentamos que el acercamiento a estos ejercicios, esté sostenido y apoyado, tanto desde una visión anatómica y fisiológica digamos occidental, como de su relación con la energética oriental, en cuanto esta nos nutre, completa y define un modo de trabajo que integra tanto la dimensión psico-corporal como energética de la persona.

Por eso, a la vez que hablamos de cadenas musculares, vamos a hablar igualmente de conexión, de consciencia muscular y energética, de líneas de fuerza, de centros energéticos; estando como siempre presentes en nuestro trabajo, la escucha, la toma de consciencia y la sensibilidad.

En las clases, en normal comenzar por ejercicios que nos conectan con nuestro centro vital, centro que se halla tres dedos debajo del ombligo, en el bajo vientre.

Mediante una posición donde estimularemos los músculos que controlan esa zona, sentiremos la tensión muscular que ahí se origina, y poco a poco iremos percibiendo la sensación de seguridad y unidad que se produce con el ejercicio.

Una vez conectados con este centro, extendemos nuestra acción a otras zonas, focalizando el trabajo sobre las diferentes cadenas musculares (anterior, dorsal y lateral), trabajando diferentes posturas que nos revelarán los diferentes canales y líneas de fuerza que intervienen en dichas posiciones.

En toda esta práctica, y para desarrollar verdaderamente la estructura del cuerpo e incidir profundamente en él, necesitamos un entrenamiento de ritmo lento y mantenimiento postural controlado, ya que es la forma más sostenible y efectiva de hacerlo.

Este tipo de entrenamiento va a ayudarnos a profundizar y revelar las debilidades estructurales que tenemos. Al principio es normal que el cuerpo comience a temblar o se tengan sensaciones de ardor en los músculos, pero poco a poco con la práctica, nuestra postura y equilibrio estructural se verá reforzado de manera precisa y segura, ayudándonos además a “reparar” el cuerpo y deshacernos de los problemas articulares.

inferiores_-z

Los beneficios y efectos de la práctica de estos ejercicios son numerosos, ya que nos proporcionan unas herramientas fundamentales en la mejora de nuestra salud y bienestar personal:

  • Mejor postura y apariencia
  • Aumento de la energía y la vitalidad
  • Reducción del dolor de espalda y los dolores articulares
  • Eficiencia en los movimientos de la vida cotidiana
  • Aumento de las sensaciones de tranquilidad y confianza
  • Fortaleza física y mental
  • Enraizamiento psico-corporal
  • Presencia sensorial, afectiva y energética
  • Gestión del estrés y de la tensión emocional

Espero que el artículo te haya sido útil, y comentarte que si quieres seguir recibiendo artículos como este y además conocer las actividades que realizamos, por favor, suscríbete a la newsletter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: