Recursos para generar bienestar

Vivimos días de pesimismo generalizado, en los que el poco control que tenemos sobre las circunstancias exteriores, nos hace caer en mayor o menor medida en la frustración, el malestar, el miedo, la desesperanza, … y al final, todo ese tono emocional negativo, va afectando a nuestra vida y a la calidad de la misma. 

Pero tenemos que saber, que también es posible prestar atención a las cosas que podemos controlar en nuestra vida, porque cuando nos centramos en responsabilizarnos de aquello que está en nuestras manos, somos capaces de generar un bienestar en nosotros, que está más allá de las circunstancias externas. 

Buscamos construir hábitos saludables que mejoren nuestra resiliencia, que aumenten nuestra capacidad de afrontar el estrés, y propicien nuestro equilibrio fisiológico.

Y todo esto, tiene que ver con “estímulos concretos y respuestas adaptadas” de nuestro cerebro y sistema nervioso, y poco con “frases, ideas y auto-convencimiento”.

Por eso, quiero hablarte del Sistema Nervioso Autónomo y de sus dos ramas, que actúan en equilibrio y permiten una buena adaptación a los cambios constantes que vivimos, haciendo que nuestro cuerpo trabaje eficientemente y en armonía.

Una rama es sistema nervioso simpático, responsable de la activación, asociado a la acción, que pone al cuerpo en alerta y listo para trabajar.

La otra rama, el sistema nervioso parasimpático, es el responsable de la relajación, que ralentiza las funciones del cuerpo y consume menos energía.

Si nos servimos demasiado de nuestro sistema simpático (acelerador), en lugar de nuestro parasimpático (freno), se produce un desequilibrio en nuestras funciones fisiológicas. Ese desequilibrio, va a provocar una falta de flexibilidad que a la larga se traducirá en síntomas y enfermedades ligadas al estrés y al envejecimiento: infartos, hipertensión, insuficiencia cardiaca, tensión crónica … 

Porque un SNA flexible, permite al cuerpo mantener la homeostasis de cara a las situaciones estresantes tanto externas (entorno) como internas (emociones, dolor …). A la inversa, la falta de flexibilidad, lo va a exponer directamente a las diversas manifestaciones somáticas y psicológicas que se produzcan.

Dicha falta de flexibilidad se explica principalmente por un menor tono del sistema parasimpático. Así que aumentar el tono parasimpático favorecerá una mejor adaptación a las variaciones de nuestro entorno físico y emocional, así como una mejor respuesta fisiológica cara al estrés. 

Eso está muy bien, pero el SNA es involuntario, y no se puede modificar por la voluntad.

Bueno, pues resulta que tenemos la respiración, que es la única función automática sobre la cual podemos actuar de manera consciente.

La respiración está siempre ahí, respiramos constantemente, aunque no somos conscientes la mayor parte de las veces de ello. Y sobre todo no somos conscientes de su enorme potencial.

La cantidad de oxígeno que inhalamos a través de la respiración, influye en la cantidad de energía que se libera en las células de nuestro cuerpo. Y la forma en que respiramos, afecta a las actividades químicas y fisiológicas del cuerpo.

Si necesito activación, voy a hacer un tipo de respiración, si necesito desactivación o relajación lógicamente haré otro tipo de entrenamiento.

En nuestro caso, lo que buscamos es equilibrar la actividad simpática y parasimpática, favoreciendo y aumentando el tono parasimpático.

Para ello, una respiración lenta, profunda (abdominal) y regular, nos ayudará a conseguir el objetivo de facilitar el tono parasimpático, y mantener el equilibrio fisiológico.

Pero además de esto, unido a la respiración, para disminuir esa sobre-activación cotidiana, esa agitación mental, ese desánimo, esa ansiedad, esa prisa, etc., es necesario que realicemos de vez en cuando, pequeñas paradas en las que de manera consciente llevamos la atención a nuestro cuerpo.

Con estas micro-paradas, buscamos que el cerebro descanse, que se desactive su zona frontal (pensamientos) y se active su zona somato-sensorial (sensaciones).

Queremos que cambie la bioquímica de nuestro cerebro. Que dejemos de generar en exceso, cortisol y adrenalina (por estrés, agitación, ansiedad, …), y comencemos a producir, serotonina y oxitocina (neurotransmisores relacionados con el bienestar, satisfacción, apertura, ánimo estable…).

Necesitamos dedicar unos minutos al día a practicar un bienestar consciente, a prestar atención al cuerpo, a las sensaciones y a la respiración.

Así que, te propongo un ejercicio que puedes realizar fácilmente en cualquier momento.


También puedes acceder al audio del ejercicio aquí: práctica de bienestar

práctica de bienestar

Realiza esta práctica varias veces al día, no te llevará más de 5 minutos.

Un entrenamiento cotidiano, te permitirá progresar y consolidar sus efectos sobre la salud.

También puedes practicar el ejercicio, antes de un acontecimiento estresante o después de una fuerte emoción, para de este modo poder modular la respuesta emocional frente a dicha situación.

Al principio tendrás que seguir los pasos indicados. Pero con el tiempo el cuerpo integrará el ejercicio, y serás capaz de acceder al estado de calma y tranquilidad, sin importar donde, ni cuando.

Esto te facilita el entrenarte para poder gestionar tu propia fisiología, pensamientos y estados emocionales. Recursos que usarás para afrontar las situaciones estresantes, y mantener altos niveles de salud y rendimiento en tu vida.

Beneficios:

Hacer estas micro-paradas a lo largo del día, prestando atención al cuerpo y a la respiración va a tener resultados comprobados en tu vida, tanto a nivel psico-fisiológico, como de salud en general. Podríamos hablar de:

  • Sensación de tranquilidad y bienestar
  • Percibir mejor lo que nos rodea
  • Disminuir el estrés y la ansiedad
  • Reducción de la fatiga y del dolor físico crónico
  • Regular mejor nuestras emociones
  • Mayor control de las situaciones de tensión
  • Aumento de la capacidad pulmonar

Bueno, espero que este ejercicio te sea útil y lo puedas integrar fácilmente en tu vida cotidiana.

Como siempre, comentarte que si quieres seguir recibiendo artículos como este y además conocer las actividades que realizamos, por favor, suscríbete a la newsletter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: