La importancia de colgarse

Hace tiempo, escribí sobre lo importante que era moverte lo más a menudo posible, y de integrar el movimiento en tu día a día con dos sencillas tareas, caminar y agacharse de forma frecuente y variada.

Por si no lo recuerdas o te apetece volver a leerlo, aquí tienes el artículo.

Hoy quiero añadir una tercera cosa que puedes y debes hacer a menudo: COLGARTE.

Sí, me has entendido bien, colgarte es una de las mejores cosas que puedes hacer para la salud de tus hombros, brazos, codos, manos y espalda.

Estamos preparados evolutivamente para colgarnos.

Nuestros hombros están perfectamente adaptados para elevar los brazos estirados por encima de la cabeza.

Nuestras manos tienen la funcionalidad de agarrarse firmemente a algo.

El beneficio que para tus caderas, rodillas, tobillos y zona lumbar tiene que te agaches y estés cerca del suelo a menudo, es parecido a lo que el colgarte hará sobre la espalda alta y tus extremidades superiores.

El suspendernos estando colgados, va a descomprimir las articulaciones del hombro, codo y muñeca, a la vez que la columna. Además la mano, utilizará y desarrollará su fuerza de agarre.

Y como siempre, me dirás, y ¿como lo hago?

Pues lo ideal sería poder colgarse de vez en cuando, pero ya se que es difícil en nuestro entorno cotidiano el encontrar donde.

Por otro lado, lo más seguro es que, aunque tengamos donde colgarnos, no podremos hacerlo fácilmente debido a la falta de adaptación a esto.

Las muñecas no serán capaces de soportar nuestro peso, los hombros dolerán y/o nos será difícil elevarlos por encima de la cabeza.

Así que tendremos que comenzar a preparar las diferentes zonas implicadas.

Primero flexibiliza tus hombros. Eleva habitualmente tus brazos por encima de tu cabeza.

Puedes también apoyar las manos en el marco superior de una puerta y dejar que el cuerpo se desplace hacia adelante para que sientas el estiramiento de tus hombros y la sensación de apertura y descompresión de la parte alta del cuerpo.

Vigila no arquear demasiado la zona lumbar en esa postura.

Además, tendrás que desarrollar la fuerza de agarre de tus muñecas.

Procura apretar fuerte los puños de vez en cuando, y no evites agarrar con las manos cosas pesadas para llevarlas de un sitio a otro.

Y después, intenta colgarte.

Se trata de sujetarse con las manos y dejar que el cuerpo cuelgue estando con los brazos estirados, sin doblar los codos, ni hacer fuerza para elevar el cuerpo hacia arriba.

Empieza con apoyo de los pies, y poco a poco ve cargando más peso del cuerpo sobre el agarre de las manos.

Ve muy progresivamente, dale tiempo a tu cuerpo a adaptarse a esta nueva tarea.

Al principio sólo podrás sostenerte colgado unos pocos segundos, no pasa nada, ya verás como más adelante podrás hacerlo más tiempo. Aprovecha cualquier oportunidad que tengas para hacerlo.

Si no tienes dónde, comienza colgándote de una puerta. Lo más seguro es que tengas que poner una toalla o algo parecido donde vas a apoyar las manos. Es normal que tus manos no puedan agarrarse directamente a la puerta.

Y bueno, cómo siempre digo, aunque los beneficios de colgarte van a ser evidentes en el corto o medio plazo, no pienses que vas a mejorar o aliviar, solamente cuélgate a menudo, y ya habrá tiempo de recoger los frutos que estás cosechando.

Espero que el artículo te haya sido útil, y comentarte que si quieres seguir recibiendo artículos como este y además conocer las actividades que realizamos, por favor, suscríbete a la newsletter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: