Sentarse

Hoy quiero hablarte sobre esta postura en la que seguro pasas bastantes horas a lo largo del día.

Puede ser por trabajo, por comodidad, para descansar, o por el motivo que sea, pero casi siempre es en una silla o sillón.

Estar sentado en si no es algo perjudicial, el problema suele ser hacerlo cotidianamente durante muchas horas, sin cambiar de posición, y en una silla.

Cuando te he escrito sobre cómo integrar el movimiento en tu vida, te he hablado de caminar, de colgarte y de pasar tiempo cerca del suelo.

Y esto último tiene mucha relación con cómo nos sentamos.

Sabemos sentarnos en una silla, ahora tenemos que ver si sabemos también sentarnos en el suelo.

Eso que cuando éramos pequeños seguro hacíamos habitualmente y con comodidad, con el paso del tiempo se convirtió en algo que nos enseñaron u obligaron a evitar.

Ya sea por motivos de supuesta higiene, para no mancharnos o por la consecuente escolarización donde pasábamos horas y horas sentados en un pupitre o silla.

Sentarse aparte de para otras cosas, suele ser una postura de descanso. Llevamos tiempo de pie o caminando, y nos sentamos para descansar.

Ahora viene el problema, siéntate en el suelo y descansa :):):).

Lo más seguro, al cabo de un rato, tendrás molestias, no sepas ni cómo ponerte y será más que un descanso, un suplicio.

Pero recuerda, cómo te he dicho, cuando en tu infancia pasabas tiempo jugando en en el suelo, sentado o en cualquier otra postura.

Porque podemos estar en el suelo de muchas maneras. Sentados, arrodillados, tumbados,…

Porque podemos estar en el suelo para muchas cosas. Descansar, leer, trabajar, jugar, comer,…

Lo importante, como en todo esto del movimiento, es la variedad.

Estar sentado en el suelo en la misma postura durante mucho tiempo, es igual de ilógico que estar sentados en una silla todo el rato.

Hay que cambiar la postura cada cierto tiempo. Y si observas a los niños, o quizás, recuerdes los documentales de la 2 sobre otras culturas no tan modernas, tendrás una idea sobre la variedad de formas de estar en el suelo.

Es normal que pienses que como tienes rígidas las caderas, las rodillas o los tobillos, no puedes sentarte o agacharte cerca del suelo.

Pero no, es porque no te agachas, ni te sientas habitualmente en el suelo, que tienes molestias, dolores y limitaciones en las piernas, las caderas o la zona baja de la espalda.

Para ayudarte con tu tarea de pasar tiempo cerca del suelo, te comparto un pequeño vídeo, con una rutina de movimiento enfocada a la movilidad de la parte baja de tu cuerpo.

Así que ya sabes, como te comenté en otro artículo, comienza a pasar más tiempo de tu día cerca del suelo. Tu salud articular te lo agradecerá y si tienes niños pequeños será una oportunidad para pasar tiempo con ellos.

Como siempre, comentarte que si quieres seguir recibiendo artículos como este y además conocer las actividades que realizamos, por favor, suscríbete a la newsletter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: