La fascia

El tejido conjuntivo es un tejido elástico, adaptable, deformable, pero a la vez soporte de una forma que se mantiene constante. Quitándole al cuerpo todos sus elementos, excepto ese tejido, la apariencia superficial del cuerpo no se vería modificada en gran medida.

El tejido conjuntivo es también un tejido de unión. Une sin rupturas todas las partes y funciones del cuerpo, y es el tejido de sostén de los órganos, del esqueleto, de los músculos, etc.

Incluye una granImage 7 familia de tejidos entre los que se encuentra la fascia (fascia = banda).

La fascia es una estructura de tejido conectivo muy resistente que se extiende por todo el cuerpo como una red tridimensional. Sirve de envoltura a los músculos, órganos internos, huesos, articulaciones, vísceras y estructuras nerviosas y vasculares.

De la superficie a la profundidad podemos distinguir 3 grandes capas:

1.- Fascia subcutánea o hipodérmica: es la fascia superficial que se extiende bajo la superficie cutánea. Los vasos sanguíneos, linfáticos y los nervios se ramifican en el espesor de esta fascia.Image 9

2.- Fascia muscular: formada por tendones, ligamentos y envolturas musculares. Comprende la fascia periférica anterior y posterior, y la fascia de los miembros.

3.- Fascia profunda orgánica: envuelve los compartimentos intra-torácicos, abdominal, pélvico (periné, pericardio, pleura, etc.). También forma el tejido que envuelve los huesos (periostio), el tejido arterial y la duramadre (membranas intracraneales del cerebro, y el tubo neural de la médula espinal).

Como vemos, la fascia constituye una especie de red continua que reviste y conecta todos los elementos del cuerpo. La fascia aporta el sentido de globalidad a todo el cuerpo y forma un importante sistema de soporte y de equilibrio postural.

Igualmente, en la medicina y filosofía oriental, la fascia por su permeabilidad, plasticidad y continuidad, es uno de los lugares privilegiados de la circulación de la energía (chi) y de las vías energéticas descritas por la acupuntura (meridianos tendino-musculares).

Desde una peimagerspectiva psico-corporal, las fascias ponen en relación las estructuras corporales con los aspectos emocionales y psicológicos de la experiencia humana. Es en este tejido donde se almacena en gran parte la memoria celular que nuestra vida emocional y nuestro psiquismo va registrando a cada momento. Y todo esto no está en un lugar virtual, sino que está ahí, en nuestro cuerpo, en forma de nudos, bloqueos, enrollamientos, tensiones, etc.

Cuando practicamos las posturas, los estiramientos, la espiral, la respiración…, imprimimos un poco más de conciencia a estos tejidos, y en definitiva a nuestra forma de estar y manifestarnos en este mundo.