Planos, ejes, direcciones

300px-3D_coordinate_system.svg

Constantemente en nuestra práctica, hablamos de planos, ejes y direcciones. Así, aunque esto nos permite establecer ciertas referencias espaciales a la hora de describir y explicar mejor los movimientos que realizamos, también aporta un simbolismo y significado a la visión corporal y energética de la persona.

Desde un punto de vista anatómico, los planos son superficies planas imaginarias en la que se produce el movimiento, y que cortan el cuerpo dividiéndolo en diferentes partes. Y los ejes, son líneas imaginarias alrededor de las cuales se realiza el movimiento. En base a esto, el movimiento humano tendrá lugar en un plano, y alrededor de un eje.

Distinguimos tres planos:

Vertical: es el divide el cuerpo en mitad derecha y mitad izquierda. Es el plano en el que se realizan los movimientos visibles de perfil

Frontal:. es el que divide al cuerpo en mitad anterior y posterior. El plano en el que se realizan los movimientos de cara.

Horizontal: es el que dividirá al cuerpo en parte superior e inferior. Es el plano en el que se realizan los movimientos visibles desde arriba o desde abajo, como las rotaciones.

En realidad, los movimientos no se producen únicamente en un plano, sino que normalmente se desarrollan en una combinación de varios de estos planos.

Planos anatómicos

Además, cada uno de los tres planos, tiene un eje asociado que pasa perpendicularmente a través del cuerpo:

Anteroposterior: se dirige de delante hacia atrás y es perpendicular al plano frontal. Es el eje que atraviesa nuestro tronco de adelante hacia atrás.

Vertical: se dirige de arriba hacia abajo y es perpendicular al plano horizontal. Sería la línea imaginaria que atraviesa verticalmente nuestro cuerpo desde la cabeza hasta los pies.

Transversal: se dirige de lado a lado y es perpendicular al plano sagital. Representa la línea imaginaria que atraviesa de lado a lado nuestro cuerpo.

Lo que observamos con todo esto, es que los planos anatómicos van determinar en nuestro cuerpo diferentes polaridades: superior e inferior, derecha e izquierda, anterior y posterior; y por su parte, las líneas de los ejes, unas direcciones: arriba-abajo, delante-detrás, izquierda-derecha.

multidimension

En un recorrido simbólico de nuestro espacio corporal, vamos a comenzar por el eje vertical. Eje esencial que representa lo que nos diferencia como seres humanos. Es la polaridad cielo-tierra. La conexión entre la materia y el espíritu, entre la inercia y el movimiento. La dirección ascendente y descendente.

En la postura la comprensión de este eje nos permite primeramente desarrollar la dirección hacia abajo, el enraizamiento, la conexión con la Tierra, el apoyo firme, la confianza, el “soltar presa” de las tensiones. Es esta dirección la que nos conecta con nuestro cuerpo, con nuestra fuerza vital, con el ahora.

Una vez que hemos instalado la dirección descendente, y mediante el apoyo en nuestra estructura, podemos “crecer”, elevarnos hacia el Cielo, relacionarnos, construir totalmente este eje que expresa nuestra verticalidad y consciencia. Claramente esta polaridad está relacionada, en lo anatómico, con la columna vertebral, el cráneo y la pelvis. Es una polaridad apoyo y expansión.

Una vez situado el eje vertical, podemos considerar el eje horizontal, que va a encuadrarse en lo que llamamos, eje existencial.

En este eje, a través de la dirección izquierda-derecha, se va a expresar el dinamismo, la decisión y elección personal, el cambio constante, la vida cotidiana, nuestra capacidad de ajuste y libertad.

Representa también la polaridad femenino-masculino, localizándose en la mitad izquierda y derecha del cuerpo. En la visión intuitiva y lógica. En la emoción y el pensamiento. La receptividad y la acción. La sensibilidad y la fuerza.

También en un eje horizontal, se expresa la dirección delante-detrás. Eje de la línea temporal. Detrás están nuestras memorias, nuestro pasado, nuestra historia personal, familiar y colectiva, lo que somos. Pero la vida en este eje también se expresa hacia delante, hacia el futuro, hacia la acción y el cambio, hacia nuestros anhelos.

Es la polaridad estático-dinámico, que nos conecta con la imaginación y la acción. En nuestro cuerpo se sitúa en las áreas dorsal y frontal. La zona posterior del cuerpo, con la espalda y su musculatura, se relaciona con la fuerza, con la protección. Es el asiento de las cadenas musculares posteriores, casi siempre tensas, en acortamiento. La zona anterior, comprende la cara, el pecho, el abdomen y los genitales. Zonas que pasaron a ser más vulnerables al pasar a la posición bípeda, y que están íntimamente relacionadas con las emociones.

Finalmente, en el reconocimiento y vivencia personal de estas direcciones y polaridades, vamos a encontrarnos con una dirección que está relacionada con todas, y a la vez las integra y las transciende, la dirección interior-exterior. Es la dirección de la respiración, de la expansión y contracción, del silencio interior, de la disponibilidad exterior, de la expresión de la vida.

3019729775_c0a6f20cb1_img_2

Visto todo esto, podemos comprender que la percepción e integración sensorial, postural, emocional y energética de estas direcciones y polaridades, conforma uno de los objetivos del enfoque psico-corporal de nuestra práctica. Entendiendo que el “ejercicio perfecto”, necesita de la armonización de todos nuestros planos, ejes y direcciones.

Desde una actitud pedagógica, a través de un proceso continuo de aprendizaje y compresión, vamos a reconocer, ajustar e integrar en nuestra postura, movimiento y expresión, estos pares de opuestos complementarios (yin-yang).

Escucha, toma de consciencia, verticalidad, equilibrio, libertad, quietud, dinamismo, respiración, actitud corporal y mental, liberación emocional, vitalidad y alegría, … serán las bases de este trabajo de rearmonización corporal y energética que nos ayudará a una mejor conexión de nuestra dimensión física, emocional, psíquica y espiritual.

 

Espero que el artículo te haya sido útil, y comentarte que si quieres seguir recibiendo artículos como este y además conocer las actividades que realizamos, por favor, suscríbete a la newsletter